Compresores y herramientas

Sabemos de compresores

Una de las herramientas más útiles en cuanto a bricolaje casero se refiere, es el compresor de aire, puesto que permite entre otras cosas, pintar, retirar polvo, limpiar superficies y más.

El mayor catálogo de compresores de internet. ¡Te lo aseguramos!

El compresor de aire no es el único compresor que existe, de modo que, en este artículo te mostraremos todo lo que debes saber de los compresores y hasta los factores que debes tener en cuenta al elegir uno.

¡Vamos a comprimir la información en unos párrafos para que compres tu compresor sin dudas!

¿Qué son los compresores?

Se trata de una herramienta que genera energía por medio de la comprensión del aire y un proceso de intercambio entre la máquina y el fluido. La generación de energía cinética se da entonces gracias al flujo de aire del compresor y el líquido en su interior.

En este sentido, se diferencia de las bombas, ya que son máquinas térmicas en las cuales, el fluido de trabajo se puede regular.

Los compresores de aire poseen gran polivalencia y pueden contar con funciones agregadas o ser más o menos potentes dependiendo de su tamaño y su uso. En este aspecto podemos encontrar el compresor industrial, compresor frigorífico y el compresor con pistola para pintar

¿Para qué sirven?

Su uso es bastante diverso y se relaciona más con el tipo de compresor, puede ser para inflar neumáticos, pintar, retirar polvo y para tareas un poco más complejas en el caso de compresores industriales, como grapar, remachar, taladrar y atornillar.

Características

Su principal característica es que permite aumentar la presión del aire y distribuirlo junto con otros gases y a diferencia de lo que muchos considera, su uso no se limita solo al bricolaje, por el contrario, puede usarse en distintos entornos, tanto profesionales como industriales.

Dado que existen distintos tipos de compresores, sus características son muy variadas, sin embargo, pueden permitir distintas funciones dependiendo del grado de potencia y presión que se requiera en cada situación.

Funcionamiento

A través del intercambio de energía entre la máquina y el fluido que circula en el interior de la misma, el compresor puede generar energía de flujo, la cual dependiendo de la presión que se aplique, se transforma en energía cinética, haciendo que el aire fluya por la manguera.

Dicho de otro modo, los compresores usan la energía mecánica y la transforman en neumática haciendo que el aire se comprima dependiendo de la presión que se le aplique, para que pueda salir por un tubo o manquera y cumpla distintas funciones como limpiar, pintar, enfriar y más.

Usos

Están determinados dependiendo del tipo de compresor, por lo tanto, pueden variar de un modelo a otro aunque su funcionamiento sea similar. De modo que, tomando en cuenta el tipo de compresor, tenemos los siguientes usos:

Compresor de aire comprimido

Sirve como proyector y dispensador de pinturas, barnices, lacas y otros elementos líquidos como venenos para la fumigación.

Compresor de aire para coche

Permiten llenar los neumáticos de aire para elevación de equipos, pueden ser compactos y ligeros dependiendo del modelo.

Compresores para granallado

Puede ayudar en la tarea de limpieza, como a la hora de propulsar la arena o el polvo.

Compresor de nevera

Está diseñado para crear aire frío en grandes cantidades y refrigerar elementos industriales, como los tubos de calefacción y los reguladores de temperatura.

Compresor portátil

Pensado para pulverizar la pintura, se trata de compresores pequeños y muy fáciles de llevar a cualquier lugar.

¿Cómo elegir el compresor perfecto?

Al elegir un compresor es importante tener en cuenta algunos factores que pueden facilitar tu compra, como por ejemplo:

El uso

Aunque los compresores poseen un funcionamiento similar, algunos están diseñados para funciones en específico, por lo tanto, es importante tener en cuenta para qué escenario lo vamos a usar, bien sea para una industria, bricolaje casero o uso profesional. De ello dependerá no solo el diseño del compresor, sino también la potencia y presión que genere.

Presión

Es lo que le dará la fuerza al aire propulsado por el compresor, por lo tanto es un factor que no hay que pasar por alto. En el caso de herramientas domésticas no es necesario compresores muy potentes, basta con 6 u 8 bares, lo cual es más que suficiente para tareas sencillas como limpiar, pintar o inflar neumáticos.

Tamaño del tanque

Hay que considerarlo especialmente si necesitas que el compresor tenga un flujo de aire continuado, como en el caso de las pistolas pulverizadores, lijadoras y de pintura. Claramente, a medida que el tanque sea más grande, mayor será su autonomía, lo que significa que el trabajo se hará con la presión indicada y no se detendrá a cada instante para acumular presión.

Tamaño del compresor

Puede parecer un punto sin mucha importancia, sin embargo, algunas veces puede que requieras transportarlo de un lugar a otro como en el caso de los compresores para pintar o los de neumáticos.

En este sentido, necesitarás que sea ligero y compacto, pero vas a mantenerlo en el garaje lo importante es que cuente con una manguera de larga longitud para que puedas desplazarte de un lugar a otro sin tener que mover el compresor.

Potencia

Los caballos de fuerza del compresor determinan el impulso que tiene al momento de trabajar, por lo tanto mientras más fuerza tenga, mejor salida tendrá el caudal. En el caso de trabajo de bricolaje doméstico, una potencia de 1.5 o 2 HP (1 – 1,5 kW) puede ser ideal, pero si no estás seguro, considera las herramientas con las que vas a usarlo, bien sea pistolas de aire, dispensadores, etc, ya que algunas pueden requerir de más fuerza que otras.

Caudal

Se trata de la cantidad de aire que dispersa el compresor y depende mucho de la capacidad del tanque. El caudal puede variar mucho en cada modelo, lo importante entonces es fijarse que pueda dispensar bien el aire.

Ciclo de trabajo del compresor

Algunos compresores están diseñados para trabajar por un tiempo determinando alternando periodos de descanso con el fin que no se recaliente o se dañe. Al elegir un compresor es importante considerarlo para que no tengas que esperar entre ciclo y ciclo a que se encienda nuevamente.

Tipos de compresores: clasificación y características

Si bien los compresores de aire suelen ser los más comunes en el mercado, no son los únicos que existen. Por eso, si estás en la búsqueda de un compresor casero para bricolaje o una herramienta de trabajo profesional, este post puede ayudarte a encontrar el compresor que necesitas.

Pero, para que puedas diferenciarlos, es importante que puedas identificarlos de acuerdo a sus tipos, ya que además de contar con tecnología distinta, algunos están diseñados para funciones específicas.

Clasificación de los compresores

Para poder definir cada uno de los tipos de compresores, primero es necesario conocer su clasificación. En este sentido, se componen en dos grupos: Compresores dinámicos y de desplazamiento positivo.

Compresores dinámicos

Funcionan mediante la aceleración de las moléculas a través de un proceso donde el aire es aspirado por el rodete para ser acelerado a una alta velocidad y finalmente descargarlo en los difusores del rodete. De este modo la energía cinética se convierte en presión estática y se libera mediante una manguera. Entre los tipos de compresores dinámicos están:

Compresores de desplazamiento positivo

En este caso la disminución de la cantidad de aire situado en la cámara de compresión está aislado permitiendo que se produzca un aumento de la presión para posteriormente liberar el aire del sistema. En esta clasificación podemos encontrar varios tipos de compresores como:

Ambos sistemas anteriores pueden disponer de una o varias etapas dependiendo de la presión que necesite el aire comprimido. Teniendo en cuenta esto, vemos los tipos de compresores según su clasificación.

Tipos de compresores dinámicos

Compresores centrífugos

Este tipo de compresor funciona mediante la transferencia de energía de un impulsor de aire giratorio, el cual va montado en un eje conectado al motor principal y se divide en 4 parte: Entrada, difusor, impulsor centrífugo y colector.

Para que este compresor pueda aumentar la presión debe acelerar el aire o gas por medio del impulsor y luego transferirlo al difusor en forma de energía cinética o presión.

Se caracteriza por girar a una velocidad elevada y como tiene una gran capacidad, el flujo de aire es continuo. Generalmente se utiliza para aplicar químicos, gases industriales, fertilizantes y otros elementos que requieran ser distribuidos en el aire.

Compresores axiales

Son parecidos a los compresores centrífugos, ya que comprimen el aire por medio de un compresor rotativo con una superficie aerodinámica que permite que el gas fluya de forma paralela por el eje de rotación. Se conforma de un conjunto de cuchillas giratorias y estacionarias las cuales cumplen distintas funciones.

En este caso, mientras más aire succione el compresor, más alta será la energía, de modo que el aire pasa a través de las palas del rotor girando y ejerciendo torción en el aire, cuando la velocidad disminuye, el fluido se comprime y se transforma en presión. Este tipo de compresores funciona mediante etapas.

Tipos de compresores de desplazamiento positivo

Compresores reciprocantes

Se trata de un tipo de compresor de acción única, es decir que la compresión se realiza nada más en un pistón y a medida que aumenta la presión de aire, este reduce el volumen logrando así una mayor potencia.

Estos compresores pueden encontrarse en refrigeradores de agua o aire, mientras que la capacidad y presión es muy variable entre un modelo y otro.

Es ideal para trabajos manuales, de limpieza y aplicación de pintura, puesto que la presión es alta, mientras que el flujo es bajo.

Compresor de pistón

Su diseño puede ser simple o de doble efecto e incorpora varias etapas dependiendo de la cantidad de presión que se requiera, aunque por lo general es alta. Este compresor funciona mediante un pistón que se mueve dentro de un cilindro y reduce el espacio en el interior, haciendo que al aire se comprima y aumente la presión.

Dependiendo de su estructura puede comprimir aire u otros gases, mientras que pueden estar lubricados o sin aceite.

Compresor de tornillo

También denominado como doble rotor, funciona generalmente con aceite, aunque es posible encontrar modelos con agua y aire. En este caso, el enfriamiento se produce en el compresor, por lo que las piezas no alcanzan temperaturas extremas.

Su sistema permite que el aire permanezca atrapado y se selle entre los tornillos, uno macho y otra hembra, así pues cuando estos giran y se engranan, el aire se comprime haciendo que la presión aumente.

Por lo general se usan más en las industrias, ya que son económicos y no requieren de lubricación, pero su diseño es complejo.

Compresor de paleta

El funcionamiento de un compresor de paleta es de tipo rotativo, pero a diferencia de los anteriores, cuenta con una carcasa fija en la cual se encuentra el disco de rotor, este incluye ranuras que sujetan las paletas deslizantes, haciendo que el rotor y el disco giren, moviendo las paletas y atrapando gran cantidad de aire que es comprimido por el mismo movimiento. Su diseño es bastante simple, por lo que no necesita de mantenimiento continuo como otros compresores.

Compresor Roots o de lóbulos

Cuenta con dos rotores que se conectan mediante engranajes que giran simultáneamente, pero en sentidos contrarios provocando que el aire del interior se comprima y aumente la presión.

Compresor Scroll

Cuando se trata de modelos rotativos, es considerado uno de los mejores, puesto que comprime el aire gracias a dos elementos en espiral, los cuales retienen el aire en el interior hasta comprimirlo, para luego liberarlo en forma de presión. Es un proceso sencillo y no toma mucho tiempo, mientras que su potencia es bastante alta.

Tipos de compresores según su aplicación

Se ve dividido en 5 grupos, aunque por lo general se toma en cuenta la clasificación anterior, puede ayudarte a determinar cuándo usar uno u otro modelo. De este modo, tenemos:

Finalmente, aunque todos los compresores tienen un funcionamiento similar, es importante tener en cuenta que cada uno puede cumplir con distintas funciones, así que lo recomendable es adaptarse a cada una de sus aplicaciones.

Compresores Aerógrafos, de muelle y frigoríficos: clasificación, Características y funcionamiento

En el mercado existe una gran variedad de compresores en cuanto a funciones y diseño se refiere, por lo que dar con el indicado puede ser una tarea difícil especialmente si no tienes en cuenta el uso de cada uno.

Tomando en cuenta esto, en este artículo te mostraremos tres tipos de compresores para bricolaje y trabajo profesional que debes conocer.

Tipos de compresores para bricolaje: Aerógrafos, de muelle y frigoríficos

Los compresores son herramientas que facilitan las tareas de bricolaje casero y proporcionan resultados profesionales, por eso al momento de elegir un tipo de compresor, es importante que se pueda adaptar a tus necesidades. En este sentido, abordaremos 3 tipos de compresores, sus características, funcionamiento y clasificación.

Compresores aerógrafos

Son bastante pequeños, pero su funcionamiento es igual a modelos más grandes, solo que su potencia es menor, por lo tanto, la presión permite realizar trabajos de bricolaje casero como pintar, fumigar y barnizar espacios y objetos.

En cuanto a su diseño, podemos encontrar una gran variedad de modelos y formas que se adaptan a las necesidades de cada persona.

La función principal de este tipo de compresor es distribuir aire comprimido para eyectar pintura de manera neumática en distintos espacio o elementos. Es usado especialmente en la creación de cuadros y obras de arte, aunque también se puede emplear en la gastronomía, dado que es una herramienta muy versátil.

Funcionamiento del compresor aerógrafo

Es bastante similar a un compresor estándar, sin embargo, su potencia y almacenamiento es menor. Se ejecuta mediante un sistema de admisión de aire, el cual es filtrado y comprimo a través de una válvula que regula la entrada y salida del aire.

Y una vez dentro del compresor, la máquina ejecuta el sistema de arranque eléctrico para proveer la energía que necesita el mecanismo para comprimir el aire y llevarlo al almacenamiento donde alimenta la presión del aerógrafo, para la expulsión hacia el exterior.

Clasificación

Si bien existen una gran variedad de modelos y diseños, los compresores aerógrafos se pueden clasificar en dos tipos: Con tanque y sin tanque.

Compresor con tanque: Puede almacenar el aire comprimido y trabajar por etapas o fases de encendido y apagado, es bastante útil si no se requiere de una presión constante, además, funciona de manera silenciosa.

Compresor sin tanque: Su flujo es constante debido a que no dispone de un almacén para el aire, sin embargo, es un poco ruidoso por lo que puede ser muy molesto.

Compresores de muelles

Se trata de mordazas que permiten que los muelles se mantengan apretados en cada punta. El objetivo es que el muelle se haga cada vez más pequeño para poder sacarlo de manera sencilla sin tener que usar herramientas extras.

Por lo general es usado en el mantenimiento de vehículos para modificar la altura de la suspensión y evitar que se dañe los amortiguadores.

Estos se fabrican con acero resistente, aunque sus características pueden variar de un modelo a otro suelen tener entre 6 y 8 puntos de anclaje y son una excelente alternativa para extraer amortiguadores gruesos de vehículos industriales.

Funcionamiento del compresor de muelle

Está conformado por dos tornillos, en cada rosca en punta, los cuales se accionan en por una llave. Estos se sujetan a dos ganchos los cueles comprimen el muelle del amortiguador del vehículo haciendo que su extracción sea más simple.

Clasificación

Se relaciona más con su diseño, por lo que es posible encontrar compresores de muelles verticales similares a una botella hidráulica, con soportes, pedal o estilo gato hidráulico de tipo volante.

También es posible encontrar modelos de pistolas que trabajan con aire comprimido o destornilladores, los cuales sostienen el amortiguador y liberan la presión a medida que se extrae el amortiguador del vehículo.

Compresor frigorífico

Si bien los anteriores compresores se encargan de reducir el volumen del aire para crear presión, los compresores frigoríficos forman parte de sistemas de climatización con el objetivo de producir aire frío por medio de líquidos refrigerantes y así mantener el motor y el resto de los elementos en buen estado.

Pueden ser de distintos modelos y formas, y además, todos cumplen con la misma función, comprimir el gas refrigerante y por medio de la energía mecánica crear frío. De modo que es usual encontrarlos en sistemas de aclimatación, bombas de calor e instalaciones frigoríficas.

Funcionamiento del compresor frigorífico

El proceso de compresión y enfriamiento se produce mediante la distribución del fluido por un circuito cerrado, bien sea gas o líquido refrigerante, el cual al viajar de una zona a otra del compresor, sube y baja la temperatura dependiendo de las necesidades.

Una vez que el refrigerante se evapora, es llevado a un tanque, en el cual aumenta la presión haciendo que el circuito se detenga y la temperatura del tanque y el vapor se eleve hasta conseguir la temperatura del ambiente.

Ahora bien, para poder lograr que tanto la temperatura como la presión sea menor, el compresor absorbe el vapor e inicia de nuevo el ciclo de refrigeración haciendo que el proceso se mantenga en un constante equilibrio.

Clasificación

Se pueden clasificar por su estructura y función, encontrando que existen: Compresores de pistón, espirales y tornillo.

Compresores de pistón: Es uno de los más usados en la actualidad y pueden ser a su vez: Abiertos, herméticos y semiherméticos. También varían en cuanto a su potencia, pero a diferencia de otros modelos, requieren siempre estar lubricados para poder funcionar correctamente, de lo contrario comienzan a presentar fallas. En cuanto su diseño, son compactos y fácil de manipular.

Compresor de refrigeración de espiral: Su estructura dispone de dos rodillos los cuales rotan de manera contraria para desplazar el líquido refrigerante  hacia el centro y reducir su volumen. Poseen un buen rendimiento,funcionan de manera silenciosa y son compatibles con distintos tipos de motor, sin embargo, su potencia es limitada, por lo que para sistemas de refrigeración grandes, deben usarse dos compresores.

Compresor frigorífico de tornillo: Pueden ser de tornillo simple, y birrotor, ambos giran a alta velocidad para comprimir el aire y alcanzar una alta potencia. Tienen buen rendimiento y durabilidad, por lo que no necesitan una lubricación constante.